Sentimiento Neutral


Sentirse neutral es una situación incomoda, realmente no sabes que sientes.

Crees que tu corazón se vuelve pequeño mientras un lazo lo enreda y lo aprieta, sientes piedras rebotar en tu estomago, martillazos en la cabeza, es como un proceso de infarto. Al final solo es conciencia matando; ¿y el llanto para cuando?

Esas ganas inmensas de querer llorar y ese lienzo que te las reprime, quieres desahogar todo el mal que te aqueja, sin embargo, no contemplas ni el ruido ni el silencio, ni el frío ni el calor, ni la angustia ni el dolor.



Un trance frio y calculador, ni debilidad, ni fortaleza. Sentirse neutral cuando quieres de tu pecho sacar esa maleza que tortura, que atormenta y no se te da.

¿A caso el sentimiento maduró?, ¿De los golpes de la vida, las heridas sin curar cerro? Ahora se pudre por dentro todo ese mal que nunca se sacó.

Quizás los tropiezos transformaron lo que eres, de víctima inocente a bruja cruel, solo que esa víbora despiadada es solo un disfraz, una carátula nada más. En el fondo es una simple lombriz de tierra que quiso ser cascabel pero sabe que muy adentro de su ser, cada vez que lo necesita el sentimiento vuelve a nacer.

Quisieras llorar, la mente despejar pero no se va a poder mientras el cerebro y el corazón sigan batallando contra la razón. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónicas de un buitre pensador, David Frías